Comisión europea crisis energética

Europa comienza a moverse ante la crisis energética de precios

Borrell aboga por reformar el sistema europeo de formación de precios, mientras varios Estados preparan medidas para contener las subidas

JOSÉ MARÍA CAMARERO

España paga hoy más de 172 euros por megavatio/hora (MWh). Es su máximo histórico. Pero en el resto de Europa, la situación que vive el sector eléctrico no es mucho mejor. En Italia se abonan 174 euros/MWh; en Francia, casi 170 euros/MWh; y en Reino Unido, más de 300 euros/MWh. Ante esta situación, las autoridades europeas han comenzado a moverse para tratar de calmar un mercado en alza a las puertas del otoño y del invierno, cuando la demanda de luz se dispara por el rigor meteorológico.

El Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea y vicepresidente de la Comisión, Josep Borrell, ha abogado este miércoles por reformar el sistema europeo de fijación de precios de la electricidad debido a sus «demasiadas disfunciones». «Tarde o temprano, Europa tendrá que decir algo. El sistema tiene que ser revisado porque tiene demasiadas disfunciones. La traslación del coste del gas a otras energías cuyo coste de producción no tiene nada que ver con el precio de gas es algo que no tiene una justificación económica clara», ha subrayado.

Borrell cree que finalmente este debate se abrirá en el seno de la Comisión Europea, dado que la subida de los precios de la electricidad acabará por afectar a todos los países, no sólo a España. «En España tenemos un sistema donde se factura al precio de cada día y los incrementos de precios los notamos inmediatamente. En la mayoría de los países europeos, los contratos son a precio fijo anual y por tanto no lo notarán hasta finales de año, pero lo notarán, porque el precio del gas sube para todos», ha explicado.

Mientras tanto, en países como Italia o Reino Unido, sus gobernantes están preparando paquetes de medidas con los que apaciguar la factura eléctrica. En esos territorios, la tarifa regulada no está vinculada directamente al ‘pool’ de precios diarios, como en el caso de España. Se renuevan cada tres y seis meses, respectivamente. Y ese es el temor: que cuando llegue el momento de revisar los contratos, se vean obligados a aprobar una subida descontrolada de la luz.

Categorías

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

Aceptar